Esperar al momento adecuado o actuar

 

Esperar al momento adecuado, esta suele ser la excusa que nos ponemos para no hacer algo. No estoy preparado, no es el tiempo, no tengo la suficiente formación, el producto o servicio no es perfecto… ¡Excusas!

Perfecto… ¿por qué esperamos a que todo sea perfecto para actuar? ¿Por qué dudamos a la hora de iniciar un proyecto de emprendimiento? ¿Acaso ha de estar perfecto para que a un cliente pueda interesarle?

 

una acción lleva a otra acción

 

No te equivoques, yo he sido una de esas personas que esperaba al momento perfecto, nunca encontraba el momento adecuado para hacer las cosas. Pero me di cuenta de que así no iba llegar a ninguna parte, me di cuenta que si no actúas no consigues resultados.

Como suelo decir en los talleres que imparto, no puedes esperar en tu casa a que llegue la ocasión. Nadie va a llamar a la puerta de tu casa ofreciéndote esa ocasión, la ocasión la creas tú.

 

“Si lo tienes todo bajo control, es que vas demasiado lento”. Mario Andretti

 

Parálisis por análisis

Esta es la situación más habitual, no decidirnos a dar el paso para hacer las cosas porque tenemos que analizar. Analizar las consecuencias, el mercado, el cliente, nuestra formación, nuestra experiencia, …, las confluencias interplanetarias… de nuevo digo lo mismo ¡excusas!

Es triste, pero no nos ponemos en valor, nunca consideramos que estamos suficientemente preparados, pero la verdad es que nunca estaremos suficientemente preparados, siempre necesitaremos más. El miedo nos paraliza y provoca que no actuemos.

Y si queremos emprender ¿cómo podemos solucionar esto? Con acción, no importa que no creas que sea el momento adecuado, prueba y atrévete, es posible que lo sea, pero que no lo sepas. Si realizamos la acción que hayamos decidido y acertamos, entonces perfecto, y si nos equivocamos no pasa nada, aprendemos de los errores y actuamos de nuevo.

Es posible que perdamos una ocasión única por dejar pasar el tiempo, o bien, que cuando nos decidamos a actuar, alguien se nos hayan adelantado o también puede suceder que, aquello por lo que hemos estado trabajando, se haya quedado obsoleto por esperar demasiado.

Por ejemplo, a la hora de desarrollar un proyecto de emprendimiento, y siguiendo la metodología Lean Startup, se recomienda salir cuanto antes de la oficina y validar tu idea con el cliente. Si te da vergüenza presentar lo que tienes preparado en ese momento, probablemente estés en el momento adecuado. ¿Por qué? Porque si esperas a tener el producto perfectamente desarrollado y a estar orgulloso de lo que has conseguido, posiblemente sea demasiado tarde, y cuando salgas a testear con el cliente, llegues demasiado tarde.

 

Te voy a poner un ejemplo que me contaron hace poco y que creo que ayuda a comprender la necesidad de actuar cuanto antes.

Un grupo de personas estaban estudiando una idea para franquiciar un negocio de restauración y tardaron dos años en desarrollar la idea. Curiosamente, cuando estaban a punto de lanzar la idea, uno de los integrantes del proyectoal pasó por un centro de ocio y restauración, y se encontró con una idea idéntica a su proyecto que acababa de ponerse en marcha. Alguien había tenido una idea muy parecida y la había puesto en funcionamiento. Al ver esto, decidieron descartar el proyecto, por lo que los dos años de trabajo para desarrollar esa idea se fueron a la basura.

Por una parte, desde mi punto de vista, creo que es necesario lanzar un prototipo y testear previamente con el cliente para ver su interés por el producto, antes de plantearse la posibilidad de franquiciar.

Por otra parte, creo que el desarrollo ágil es fundamental a la hora de modelar ideas de negocio, puede que un desarrollo tradicional sea demasiado largo y algo que en un principio pueda ser novedoso, se transforme en obsoleto en poco tiempo.

 

Tu futuro comienza ahora y tú decides como quieres que sea.

De lo que decidas hacer ahora dependerá ese futuro.

¿Qué vas a hacer?

 

 

Te invito a compartir tus ideas en los comentarios y si te ha gustado el artículo, no lo dudes, ¡compártelo!

Muchas gracias :)

#tucreastufuturo

 

Angel Partida

Emprendedor, formador, impulsor del talento y generador de ideas

Marca Profesional, Redes Sociales, Mastermind Groups

 

¿Es posible emprender?

 

Con los tiempos que corren… ¿es posible emprender? Esta es la pregunta que me surgió cuando me vi afectado por un ERE en la última empresa en la que estaba trabajando.

 

Imagen posible o imposible emprender

 

En mi vida laboral por cuenta ajena, he pasado por tres grandes empresas, de las que se pueden considerar “en las que te jubilas”, es decir, que “aparentemente” ofrecen una cierta seguridad. Tras dos contratos fin de obra en las dos primeras empresas, conseguí firmar un contrato indefinido, algo que “aparentemente” me ofrecía estabilidad. Estabilidad que acabó 9 años después con el mencionado ERE.

Vista mi trayectoria laboral de más de 12 años, me planteé cómo podía aprovechar mi experiencia para ofrecer al mercado algo de forma independiente, es decir, como autónomo o freelance (que parece que suena más profesional), en lugar de buscar de nuevo un “trabajo estable y seguro”.

Comentarios que escuchaba cuando hablaba de emprender un proyecto… ¿con la que está cayendo? ¿Mejor busca algo seguro?… ¿Más “seguro” que lo que había tenido?

 

“Un hombre con una idea es un loco hasta que triunfa”. Mark Twain

 

Así que comencé a investigar sobre el emprendimiento. Me hablaron de una conferencia sobre emprendimiento y me decidí a ir. Lo mejor que pude hacer, nada más entrar en el auditorio me sorprendió ver la cantidad de personas interesadas en el tema, más de 40, por lo que me sentí menos “bicho raro”. Cuando finalizó la conferencia y después de haber hablado con varios de los asistentes y escuchar sus ideas, me fui con la idea de que era posible emprender… y ¿por qué no?

Así que comencé a definir la idea, a analizarme como profesional (mi experiencia, mi conocimiento, mis talentos, mis habilidades y mis logros) y a ver qué podía ofrecer como profesional. También busqué como formarme para emprender e hice un programa de formación para emprendedores, donde aprendí herramientas, desarrollé habilidades y lo más importante, gracias a la formación mi mente se abrió y comencé a ver oportunidades en vez de problemas.

 

“Si sabes por qué quieres hacer las cosas y para qué, el cómo aparecerá”

 

Sin duda, lo que al principio veía como problemas (no sabía cómo avanzar, cómo conseguir mis objetivos,…), cuando tuve claro ese por qué y para qué, el cómo se hizo visible, ya no existían las dificultades, pasaron a ser retos que se podían superar y poco a poco mi proyecto comenzó a coger forma.

 

Emprender no es fácil… pero es posible

No digo que el emprendimiento sea un camino de rosas, todo lo contrario, es muy difícil. El 95% de los proyectos fracasa antes de los 5 años, es decir, solo el 5% de los proyectos consigue salir adelante.

Emprender supone mucho trabajo, no existen fiestas ni fines de semana, ni horarios. Sin embargo, para mí, es muy gratificante poder hacer lo que te gusta, lo que te apasiona, crear y avanzar, es más, es  adictivo, cada vez tengo más ideas y nuevos proyectos. Disfruto haciendo lo que me gusta. Pero no todo es satisfactorio, es un camino duro, muy duro, pero que, a menos para mí, merece la pena.

Así que si tienes una idea, analízala, desarróllala y atrévete, mejor intentarlo y no conseguirlo que no hacer nada, arrepentirte y quedarte con la duda de “qué hubiera pasado si”.

 

“El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”. Charles Dickens

 

Ahora es tu turno

  • ¿Has vivido algo similar?
  • ¿Tienes un proyecto para emprender?
  • ¿Te ilusiona tu idea?
  • ¿Cuál es tu pasión?

 

Te invito a compartir tus ideas en los comentarios y si te ha gustado el artículo, no lo dudes, ¡compártelo!

Muchas gracias :)

#tucreastufuturo

 

Angel Partida

Emprendedor, formador, impulsor del talento y generador de ideas

Marca Profesional, Redes Sociales, Mastermind Groups