Seducción y persuasión en los negocios, ¿arte o artimaña?

 

Seducir… el arte de fascinar, de inducir, de atraer hacia nosotros, en definitiva, inducir a una persona a que modifique su comportamiento sin engaño ni manipulación.

¿Nos gusta sentirnos seducidos?

Claramente sí, es una sensación que te invade y te proporciona esa sensación de “dejarse llevar, dejarse atrapar”.

Cuando el ser humano es llevado por una sensación agradable, se deja ir, se queda en la situación. Y, ¿cómo se traslada esto en una negociación? Cuándo tienes a una persona enfrente que te está vendiendo su proyecto, producto o acuerdo, en principio nos ponemos a la defensiva porque pensamos “a ver que nos quiere vender”, pero si esa persona nos lo cuenta de una manera que te engancha, te lo hace divertido y además, te introduce en su tema sin invasión, te va seduciendo y persuadiendo, hay muchas más opciones de que lleguéis a cerrar algún trato.

 

“Caer bien”: muchas veces me he sentido fascinada por una frase tan sencilla, y lo sigo sintiendo, ya que pienso que caer bien al otro, o más técnicamente, tener empatía, genera grandes alianzas entre las partes. A veces intentamos darle nombres más trendy, pero al final, que maravillosa es la sencillez de la palabra y conexionar con el otro.

Cercanía, empatía, sentirse identificado, sintonía…están integrados dentro de la seducción. Cuándo esto se produce, la comunicación se expande y los intereses se acercan.

 

¿Cuáles son las armas de seducción más eficaces en la negociación?

 

  • Sonreír
  • Hacer sentir importante al otro
  • Escucha activa (mostrar interés)
  • Rapport, encontrar puntos en común con el otro
  • Agradecer
  • Descolocar: salirse de lo común
  • Utilizar el humor

 

Seducir no es impresionar, es conmover

 

Persuasión… conseguir con razones y argumentos que una persona actúe o piense de un modo determinado.

Al  contrario que la seducción que se asimila a la parte más emocional del cerebro, la persuasión se asimila a la parte más lógica del cerebro.

En este caso el lenguaje persuasivo tiene un peso importante, ya que consiste en que con palabras y frases convenzas a la otra parte, ya que el objetivo es hacer que tomen una acción particular.

Para ello debes utilizar estos tips:

  • Apoyo racional: debes tener una justificación lógica que sostenga tu discurso en la negociación.
  • Lenguaje experiencial: es mucho más fácil empatizar con la otra parte cuándo cuentas tu propia experiencia sobre el tema que os ocupa, ya que de este modo, conectas por emociones.
  • Intensificadores: apoyar tu discurso con palabras para hacer que algo suene más emocionante, cómo “muy”, “mucho”, “fascinado”.
  • Palabras mágicas: apoyemos nuestro discurso con palabras y/o frases que generan más acercamiento entre las partes, tales cómo “gracias”, “nos volveremos a ver” o “encantada de haberle conocido”.

 

“Las palabras son nuestra fuente más inagotable de magia. Capaces de infligir daño y de ponerle remedio”. J.K. Rowling

 

¿Cuáles son las claves para persuadir con eficacia?

 

  • Cree en ti y en tu producto
  • Ten un discurso coherente
  • positivo
  • Transfiere energía al otro: transmite con pasión
  • Provoca expectativas
  • Persiste, sé constante
  • Transmite confianza
  • Principio de escasez para generar deseo
  • Sé TÚ MISMO

 

Saca a relucir tu carisma, seduce y persuade, y ¡lleva siempre contigo tu pasión!

 

Te invito a compartir tus ideas en los comentarios y si te ha gustado el artículo, no lo dudes, ¡compártelo!

Muchas gracias :)

#tucreastufuturo

 

 

Beatriz Louzao

Negociadora Corporativa Nacional e Internacional

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone